Understanding Evolution: your one-stop source for information on evolution
Resource library Teaching materials Evolution 101
in English in English     imprimir imprimir
Resource library : Evo in the news :

¿Eres un mal estimador? La culpa es de la evolución
Febrero 2011
La traducción al Español fue realizada por la Dra. Natalia Biani gracias a una beca de la Sociedad Europea de Biología Evolutiva

pitcher
La ilusión tamaño-peso pudo haber ayudado a nuestros ancestros a desarrollar un excelente lanzamiento de pelota.
La próxima vez que estés en la cocina, prueba este experimento: toma una caja de manteca en una mano y una caja de galletas saladas en tu otra mano. ¿Cuál es más pesada? Si dijiste la manteca, no estás solo. La mayoría de las personas identifica la caja de manteca como el objeto mas pesado — a pesar de que si miras la etiqueta ¡verás que ambas pesan exactamente una libra! Este es un ejemplo de la ilusión tamaño-peso, que es increíblemente común. La mayoría de la gente — niños pequeños, gente de diferentes culturas, y aun gente que sabe de antemano que ambos objetos pesan lo mismo — advierten que el más pequeño de dos objetos de igual masa "se siente" mas pesado. ¿Por qué ocurre esto? Recientes investigaciones sugieren que la raíz de este truco moderno (así como nuestra afición por deportes como el beisbol y el futbol) se remonta a los orígenes evolutivos del Homo sapiens y a las oportunidades que un buen tiro con una roca o una lanza ofrecen.

¿Dónde esta la evolución?
Cuando los humanos evaluamos algún objeto, generalmente sentimos que somos 100% responsables de nuestro pensamiento — y, por lo tanto, simplemente observamos el mundo como es y tomamos una decisión consciente sobre él — pero en realidad, nuestra mente y nuestro sistema sensorial tienen sesgos incorporados que pueden sutilmente (¡o no tan sutilmente!) influenciar tanto nuestras percepciones como nuestro proceso de toma de decisiones. Los psicólogos han demostrado muchos de estos sesgos: prestamos más atención a observaciones que apoyan nuestras ideas que a observaciones que las contradicen. Si un objeto se mueve hacia la derecha, lo percibimos más hacia la derecha de lo que realmente está. Pensamos que sonidos que se hacen más fuertes cambian más que sonidos que se hacen más suaves. Las rutas que tienen más curvas parecen más largas que las rectas, aun si ambas recorren la misma distancia. Y estos son sólo algunos de los sesgos que modelan nuestra visión del mundo.

Los sesgos que son innatos — aquellos que no se aprenden a través de experiencias en el mundo — tienen explicaciones evolutivas. Algunos son simplemente subproductos de la evolución de alguna otra característica. Por ejemplo, los sesgos en nuestra percepción de una distancia recorrida podrían ser un efecto colateral de como nuestra mente ha evolucionado a estimar el paso del tiempo de una manera eficiente. Otros sesgos son adaptaciones en si mismos. Por ejemplo, cuando la fuente de un sonido se acerca a nosotros, el sonido se hace más fuerte. Tal vez, nuestro sesgo de sobre-estimación en el cambio de un sonido que se intensifica es como un sistema de alerta temprano, para sensibilizarnos sobre un potencial peligro que se acerca, y que probablemente ha sido favorecido por la selección natural. Aquellos humanos con este sesgo perceptivo deben haber tenido mas probabilidad de escapar a un ataque y sobrevivir para reproducirse que aquellos que no tenían el sesgo (sin embargo, más estudios serian necesarios para determinar si ese sesgo es verdaderamente una adaptación).

Los científicos han advertido, desde hace mucho tiempo, la ilusión tamaño-peso y formularon diferentes hipótesis para explicarla: ¿es un efecto colateral inconsecuente por como nuestra mente estima la masa, o hay algún valor oculto en subestimar consistentemente el peso de objetos grandes? Nuevas investigaciones sugieren que este error podría ser una adaptación con raíces en un importante aspecto de la evolución humana a veces ignorado: la habilidad de tirar. Tomar una pelota y arrojarla puede ser un juego de niños, pero en realidad, se basa en una compleja serie de habilidades y conocimiento, así como en músculos y huesos, que otros primates no tienen. Los chimpancés tienen brazos ineficaces para tirar y no son muy buenos para acertar. Y mientras la habilidad de tirar puede no parecer tan útil hoy (a menos que usted esté en la liga de beisbol, por supuesto), para nuestros ancestros que vivieron hace medio millón de años atrás, debe haber sido una habilidad invaluable. Tirar rocas y lanzas pudo haber permitido a los antiguos humanos traer una presa desde la distancia y tener la ventaja del elemento sorpresa. Una buena habilidad para tirar pudo haberle dado a los primeros humanos una gran ventaja selectiva sobre otros en términos de su habilidad de obtener comida.

¿Como la ilusión-tamaño peso ha ayudado a la habilidad de tirar? Cuando uno selecciona un objeto para tirarlo a una larga distancia, el tamaño y el peso son clave. Es mas difícil tirar un objeto grande y liviano a una larga distancia que tirar un objeto pequeño del mismo peso. Simplemente imagine que usted tira una pelota de playa y un rodamiento o ruleman del mismo peso. Usted podrá tirar el rodamiento mucho más lejos que la pelota de playa. Por lo tanto, cuanto mas grande es un objeto, más pesado tendrá que ser para poder ser tirado lejos; sin embargo, cuanto más pesado es un objeto, más trabajo será requerido para tirarlo lejos. Balancear estas dos cuestiones para seleccionar el objeto ideal para tirar no es una tarea simple.

Científicos de la Universidad de Wyoming e Indiana decidieron poner a prueba si la ilusión tamaño-peso ayuda a la gente a seleccionar los mejores objetos para tirar. Ellos convocaron a personas para que juzguen la facilidad con que se tiraría una serie de objetos de diferentes tamaños y pesos, y también les pidieron que juzguen que objetos tenían pesos equivalentes. El mes pasado, anunciaron sus resultados: ¡los objetos evaluados como equivalentes para tirar eran también de pesos equivalentes! Esto sugiere que nuestra percepción de la masa de un objeto en comparación con otros objetos serviría como un estimador de su facilidad para ser tirado. En otras palabras, si los investigadores no están equivocados, cuando usted sostiene una caja de manteca y una caja de galletas saladas y percibe que la de manteca es mas pesada, usted esta advirtiendo realmente la facilidad con que estos objetos pueden ser arrojados. Ambos pesan lo mismo, pero su cerebro esta definiendo inconscientemente que la manteca seria un mejor objeto para tirar.

Por supuesto, usted no va a tirar latas de sopa o cajas de manteca a una bestia salvaje que pase por allí en algún momento. Los estilos de vida de los humanos han cambiando substancialmente desde que nuestra anatomía y fisiología evolucionó, pero nuestros cuerpos y nuestros cerebros aún llevan las marcas de nuestra profunda historia evolutiva. Entonces, la próxima vez que usted se impresione con un pase de 60 yardas para una anotación o levante una roca para tirar en el lago, deténgase un momento para reflexionar sobre los cientos de miles de años de evolución que han modelado lo que significa actuar, sentir, pensar y tirar como un humano.


Para leer más sobre este tema

Literatura científica:

  • Zhu, Q., and Bingham, G. P. (2010). Human readiness to throw: The size-weight illusion is not an illusion when picking the best objects to throw (Los humanos tienen una gran disposición para arrojar: la ilusión tamaño-peso no es una ilusión cuando se trata de seleccionar los mejores objetos para tirar). Evolution and Human Behavior. doi:10.1016/j.evolhumbehav.2010.11.005.
    read it


Artículos en diarios y revistas:

Recursos para comprender la evolución (sitio web: Understanding Evolution):

Discusión y preguntas relacionadas

  1. Revise el concepto de adaptación. En sus propias palabras, describa que es una adaptación y porque los científicos piensan que la característica descripta arriba pudo haber evolucionado en principio como una adaptación para arrojar objetos.

  2. Revise el proceso de selección natural. Use los cuatro pasos descriptos en esa página para explicar como un sesgo en nuestra percepción de pesos en objetos de diferentes tamaños pudo haber evolucionado. Considere que ciertos comportamientos pueden tener una base genética.

  3. Investigue acerca de otro ejemplo de comportamiento humano que pudiera haber evolucionado como una adaptación y explique porque pudo haber sido adaptativo.

  4. Lea este articulo acerca de la evolución de otra característica humana importante, nuestra habilidad para correr. Este artículo describe una de las formas en las que el mundo moderno muestra un desajuste con respecto al ambiente en el cual nuestros ancestros humanos evolucionaron y como las características que evolucionaron en ese contexto pueden en realidad causar problemas para los humanos de hoy. ¿Usted cree que la ilusión tamaño-peso (y los comportamientos y habilidades derivadas de ese sesgo) representan un desajuste similar? Explique su razonamiento.

  5. Avanzado: Lea más acerca de adaptaciones para aprender acerca de cuatro diferentes líneas de evidencia que pueden ser usadas para determinar si una característica es una adaptación o no.

    1. ¿Cuál de estas líneas de evidencias fue abordada en el estudio descripto arriba? Explique su razonamiento.

    2. Describa dos líneas adicionales de evidencia que podrían ser usadas para explorar si la illusion tamaño-peso evoluciono originalmente como una adaptación. Para cada línea de evidencia, explique como obtener los datos y que resultados apoyarían la idea de que esta característica evoluciono originalmente como una adaptación.

    3. ¿Piensa usted que la ilusión tamaño-peso representa una adaptación en los humanos modernos? Explique su razonamiento.


Lecciones relacionadas y recursos didácticos

  • Enseñe acerca de la evolución de características humanas: Este artículo para grados de 9 a 12 años describe como la habilidad para digerir leche es una innovación evolutiva reciente que se ha diseminado en algunas poblaciones humanas.

  • Enseñe acerca de selección natural: Este juego de mesa para grados de 9 a 12 años simula la selección natural. Es adecuado para clases de introducción a la biología y para clases más avanzadas donde se pueden profundizar en más detalles sobre importantes principios tales como el rol de la variación y mutación.


Referencias

  • Isaac, B. (1987). Throwing and human evolution. The African Archaeological Review. 5: 3-17.

  • Jansen-Osmann, P., and Wiedenbauer, G. (2006). Distance cognition in virtual environmental space: Further investigations to clarify the route-angularity effect. Psychological Research. 70: 43-51.

  • Joyce, C. (August 2, 2010). Armed and deadly: Shoulder, weapons key to hunt. The Human Edge.
    Retrieved February 1, 2011 from NPR.

  • Neuhoff, J. G. (1998). Perceptual bias for rising tones. Nature. 395: 123-124.

  • Whitney, D., Wurnitsch, N., Hontiveros, B., and Louie, E. (2008). Perceptual mislocalization of bouncing balls by professional tennis referees. Current Biology. 18: R947-R949.

  • Zhu, Q., and Bingham, G. P. (2010). Human readiness to throw: The size-weight illusion is not an illusion when picking the best objects to throw. Evolution and Human Behavior. doi:10.1016/j.evolhumbehav.2010.11.005


Pitcher image from robletcherpa's photostream and used under the Creative Commons license.



Teach this
Get tips for using Evo in the News articles, like this one, with your students.