Understanding Evolution

Ideas equivocadas sobre la selección natural

Debido a que la selección natural puede producir adaptaciones asombrosas, es tentador pensar en ella como en una fuerza todopoderosa, que insta a los organismos y los empuja constantemente en la dirección del progreso — pero la selección natural no es así en absoluto.

En primer lugar, la selección natural no es todopoderosa; no fabrica perfección. Si tus genes son «bastante aptos», conseguirás tener descendientes en la siguiente generación — no tienes que ser perfecto. Esto debería ser bastante evidente sólo con mirar las poblaciones que nos rodean: las personas pueden tener genes para enfermedades genéticas, las plantas pueden carecer de los genes para sobrevivir a una sequía, una depredadora puede no ser suficientemente rápida como para atrapar a su presa cada vez que tiene hambre. Ninguna población ni ningún organismo está prefectamente adaptada.

En segundo lugar, es más preciso pensar en la selección natural como en un proceso, en lugar de una guía. La selección natural es el simple resultado de la variabilidad, la reproducción diferencial y la herencia — es ciega y mecánica. No tiene objetivos, no se esfuerza para dar lugar al «progreso» ni a un ecosistema equilibrado.

Formula for natural selection

Evolution does not work this way
La evolución no funciona así.
 

Es por esto que «necesitar», «intentar» y «desear» no son palabras muy precisas cuando se trata de explicar la evolución La población o el individuo no «quiere» ni «intenta» evolucionar, y la selección natural no puede intentar proveer lo que un organismo «necesita». La selección natural simplemente selecciona entre las variaciones, cualesquiera que sean, que haya en la población. El resultado es la evolución.

En el extremo opuesto de la escala, la selección natural a veces se interpreta como un proceso aleatorio. Esa idea también está equivocada. La variabilidad genética que existe en una población debido a la mutación es aleatoria, pero la selección actúa sobre esa variación de una manera muy poco aleatoria: es mucho más probable que lleguen a ser comunes las variantes genéticas que favorecen la supervivencia y la reproducción que las que no lo hacen. La selección natural NO es aleatoria!

 

View this article online at:
http://evolution.berkeley.edu/evolibrary/article/evo_32_sp

Original translation by the Spanish Society of Evolutionary Biology; translation editing by Maya deVries

Understanding Evolution © 2015 by The University of California Museum of Paleontology, Berkeley, and the Regents of the University of California